Carteles de denuncia de apartamentos ilegales. / M. MOLINES
Carteles de denuncia de apartamentos ilegales. / M. MOLINES

Un millar de apartamentos ilegales al mes


Las intensas campañas de inspecciones que viene desarrollando la Agencia Valenciana de Turismo (AVT), especialmente durante la época estival, están dando sus frutos, y ya son casi 60.000 las viviendas y bloques turísticos de la Comunitat que han regularizado su actividad y han abandonado, por tanto, la clandestinidad. El ritmo a la hora de sacar a la luz apartamentos ilegales se ha incrementado todavía más este verano y, en lo que va de año, son cerca de 11.000 los alojamientos turísticos irregulares detectados por Turismo (casi 1.200 al mes, de media), una cifra prácticamente idéntica a la registrada el año pasado a lo largo de todo el ejercicio y muy superior a los 3.799 de 2014, o a los 6.493 de 2015. En total, a fecha 4 de octubre, son ya 55.831 las viviendas turísticas regularizadas, a las que hay que sumar 3.629 bloques de apartamentos, según los datos proporcionados ayer a LAS PROVINCIAS por la AVT.

Para lograr estas cifras, el departamento que dirige el secretario autonómico Francesc Colomer ha intensificado las inspecciones hasta superar las 5.000 mensuales durante los meses de verano, actuaciones centradas en que afloren los alojamientos clandestinos, es decir, los inmuebles en alquiler enfocados a los turistas que no están debidamente reglados ni inscritos en el correspondiente registro. Estas inspecciones las desarrollan técnicos del los servicios territoriales de Turismo adscritos a la agencia y acompañados por agentes la policía autonómica nacional

Como ya advirtió el presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat (CET-CV) y de la Federación Hotelera, Luis Martí, las quejas vecinales se centran en las viviendas de uso turístico no reglado, mientras que resaltó que los alojamientos que no cumplen la normativa turística probablemente tampoco respeten a rajatabla los aspectos de seguridad, sanidad, y fiscalidad, por lo que «no pagan impuestos y generan empleo sumergido», además de «una bolsa de fraude y competencia desleal que provoca una bajada de precios».

El objetivo de que esta actividad esté reglada es evitar la masificación, dar protección al residente (ante los problemas de ruidos y molestias que genera en ocasiones ese perfil de visitante), luchar contra la economía sumergida y proteger a las empresas que ofertan alojamiento de forma legal, como resumió la concejal de Turismo de Valencia, Sandra Gómez.

Estas campañas han coincidido también con uno de los mejores veranos que ha vivido la Comunitat, al menos en lo que a resultados turístico se refiere. Tras las cifras de julio y agosto, Colomer señaló ayer que los hoteles del litoral de la Comunitat cerraron septiembre con una ocupación media del 86,4%, ligeramente superior a la registrada en el mismo mes del año anterior, según los resultados de la Encuesta de Ocupación en Temporada de Verano, realizada por la AVT. El titular de Turismo resaltó que, con una media del 70%, los apartamentos han conseguido aumentar en cerca de cinco puntos interanuales su ocupación en septiembre. De la misma encuesta se desprende que Benidorm ha registrado durante el pasado mes una ocupación del 93,65% y la ciudad de Valencia ha rozado cerca del 90%, más de seis puntos superior que la registrada en septiembre de 2016.

En relación a la campaña estival amplia (entre junio y septiembre), la Comunitat ha superado los cuatro millones de turistas internacionales, lo que supone un incremento superior al 12% frente al verano de 2016 (en todo el año, el aumento ha sido del 15%). Además, el gasto turístico alcanzó los 4.000 millones de euros, una subida por encima del 12% frente al año anterior. Por su parte, los turistas nacionales realizaron más de 8,7 millones de viajes a la región, lo que supone un repunte del 4% sobre el verano anterior, generando más de 58 millones de pernoctaciones en todo tipo de alojamiento, un 5% más que en 2016. Asimismo, el empleo en las actividades turísticas se incrementó un 6,7% con respecto al verano de 2016. Ante estas cifras, Colomer reconoció que «la realidad ha superado nuestras previsiones».

Respecto a la procedencia de los turistas, y en relación al balance de todo el año, el secretario autonómico resaltó el incremento en todos los mercados emisores, en especial el británico, que creció cerca de un 18% interanual.

El secretario autonómico resumió que «lo importante es que el turismo deje de ser un sector y se perciba como una economía troncal porque sin el turismo, la Comunitat es inviable»

 

Fuente: Las Provincias


No hay Comentarios

Deja un comentario

*

*

Noticias populares