INFORMACIÓN DE CONTACTO:

Calle Doctor Oloriz #5 Bajo
Valencia

TELÉFONO:

Quedan menos de dos meses para que Sergio Ramos sea un jugador libre, sin contrato con el Real Madrid, y parece que las posturas entre el defensa sevillano y el club blanco están aún muy distanciadas para su renovación. Aprovechando que el acuerdo no llega, ha entrado en escena Nasser Al-Khelaïfi, el jeque del PSG, para poner sobre la mesa un ofertón que podría cambiar la vida al camero, a su mujer, Pilar Rubio, y a sus cuatro hijos.

Según cuenta el diario AS, el presidente del club parisino planea ofrecer a Ramos este mismo mes de enero un contrato por tres temporadas durante las que el central cobraría 20 millones de euros netos por cada una de ellas. A sus 34 años, Sergio podría firmar su último gran contrato con un equipo grande.

El club presidido por Florentino Pérez jamás llegaría a estas cifras para retener al sevillano, tal y como contó Siro López este domingo en Tiempo de Juego: “El Madrid tiene muy claro que si viene un club, pongamos el PSG, y le ofrece cantidades a las que el Madrid no va a llegar, pasará como con Cristiano Ronaldo. Se le dará la mano y aquí paz y mañana, gloria”, declaró el periodista.

Manolo Lama, amigo personal del camero, desveló lo que le ofrece el conjunto merengue a Ramos y las intenciones del jugador: “Sergio Ramos quiere ganar lo mismo que ganaba y que el Madrid le ofrezca dos años. El Madrid le ha ofrecido una temporada y menos dinero”, explicó.

Así las cosas, parece que la marcha de Ramos de Madrid está más cerca que nunca de producirse. No obstante, la intención de Sergio sigue siendo permanecer en Madrid, donde reside desde hace más de 15 años. También la de su esposa, que trabaja en la capital y no quiere cambiar de aires. El matrimonio está ultimando la construcción de una impresionante mansión en la exclusiva urbanización de La Moraleja tras el nacimiento de su cuarto hijo, Máximo Adriano, hace solo tres meses.

Sin embargo, París es una ciudad del gusto de Ramos y Rubio. Ambos han disfrutado de románticas estancias allí y no ven con malos ojos un cambio de aires. El gran obstáculo sería el idioma, un pequeño problema que sobrellevarían mejor con un contrato de 20 millones anuales.

Fuente: Informalia, el economista

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.