INFORMACIÓN DE CONTACTO:

Calle Doctor Oloriz #5 Bajo
Valencia

TELÉFONO:

Cuando usted marca un número en el teléfono móvil a una velocidad de 120 km/h recorre casi 430 metros sin ver la carretera. Pero si escribe un mensaje de unas pocas líneas mientras está al volante, esa distancia a ciegas se eleva a 660 metros. Son algunos de los contundentes datos que este martes ofreció el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en la presentación de la nueva campaña de Tráfico para frenar las distracciones al volante.

Como es obvio, las desgracias en carretera no obedecen sólo a una causa. Pero existe un hecho constatado por los informes de la DGT: las distracciones son el factor más concurrente en los siniestros con víctimas, por encima de la distancia de seguridad inadecuada, la velocidad excesiva o el alcohol.

Según resaltó Zoido, la desatención al volante está presente en un 25% de los accidentes. Pero quizá lo más grave es que un tercio de las muertes que se producen en nuestro país se podría evitar prestando más atención. O, al menos, la esencial: mirar al frente. Y en eso, en apartarnos los ojos de la carretera, el protagonismo del móvil es «cada vez más frecuente».

Traducido a cifras de la Comunitat, significa que de las 180 personas que perdieron la vida en carreteras y calles de nuestro pueblos, 55 fallecieron por culpa de una distracción, tanto propia como ajena. Atropellos en pasos de peatones, salidas de vía, invasiones de carriles en dirección contraria…

Según los datos más recientes de la Jefatura Provincial de Tráfico, las distracciones están presentes en 38 de las muertes ocurridas en lo que va de año en las carreteras de la Comunitat. Las desatenciones están presentes en un 41% de los fallecimientos ocurridos hasta el lunes. Su incidencia como detonante de tragedias es creciente.

El problema es que con el teléfono móvil ya no sólo se habla. Se usa para poner la música por vía inalámbrica, consultar mapas y calles, enviar y recibir mensajes de whatsapp, consultar notificaciones, ver la agenda o buscar un contacto. Muchas posibilidades que están disparando las distracciones, tanto en ciudad como en carretera.

Sanción de 200 euros
En esta tesitura, Zoido anunció ayer una mayor dureza con esta conducta que se plasmará en la futura Ley de Tráfico y Seguridad Vial que prepara el Gobierno. ¿De qué modo? El ministro no lo concretó. La intención es que la «reincidencia en las sanciones por el uso del móvil» tenga un mayor castigo. Hoy supone una sanción de 200 euros y la pérdida de tres puntos del carné.

Según Zoido, es «precipitado todavía» avanzar como se articulará este endurecimiento en la nueva ley. «Se están haciendo estudios y compartiendo con los técnicos», expuso el titular de Interior, pues el Gobierno persigue una reforma «con el mayor consenso posible».

El ministro lanzó esta reflexión: «Quizá se puede pensar que no pasa nada por leer un mensaje, pero sí que pasa». Además, «no sólo afecta a los conductores, sino a los propios peatones que atienden una llamada o escriben un mensaje cuando cruzan un paso de peatones».

Las experiencias sobre la dependencia del móvil al volante son peligrosamente familiares. Un vecino de Albal, Lorenzo Planells, lo achaca a «cuestiones de urgencia». Confiesa que lee los ‘whatsapps’ de su mujer al volante y responde por mensaje de voz, lo que no soluciona demasiado si tenemos en cuenta que implica una mano fuera del volante, la maniobra de desbloqueo y la mirada en el icono del micrófono. Son mensajes como «¿dónde estas?», «¿ya has salido?» o «llego tarde porque hay atasco».

En una ocasión, recuerda, «los segundos gastados en mirar si había mandado la nota de voz a punto estuvieron de costarme caro. Tuve que frenar en seco para no chocar con el de delante». Para el ministro, «sigue sin existir entre los españoles una percepción real del elevado riesgo».

LAS PROVINCIAS consultó a la Policía Local de Valencia para conocer la incidencia de las distracciones en los accidentes que se producen en la ciudad y también las sanciones por el uso del móvil, pero el cuerpo municipal bajo el mando de Anaïs Menguzzato no aportó ni un solo dato.

Ojos, manos y mente
Según la DGT, la distracción que genera el uso del teléfono móvil no sólo es visual. «Es también cognitiva, porque la mente está ocupada elaborando un mensaje, y manual, pues se aparta una mano del volante para teclear las letras y botones». Son acciones que, según los expertos, multiplican por 23 la posibilidad de sufrir un accidente.

Los estudios han demostrado que al hablar por el móvil deja de captarse hasta el 50 % de las señales de calles y carreteras, entre ellas los semáforos. El empleo del teléfono genera un riesgo al volante equivalente a circular con una tasa de 10 gramos por litro de alcohol en sangre, veinte veces más de los permitido.

«Si miras el móvil de vez en cuando sólo ves la carretera de vez en cuando», reza el mensaje con el que la DGT quiere tocar conciencias. La campaña estará acompañada de instrucciones a la Guardia Civil para que se refuerce su control.

Share:

administrator

Energía Estéreo se definen como una cadena musical que combina las últimas tendencias de los ritmos latinos y europeos. Salsa, merengue, vallenato, bachata, cha-cha-chá, reggaetón, electro latinó, dance y pop entre otros. Además la cadena emite breves boletines de noticias de toda índole: Así mismo programas sociales especialmente de ayuda a inmigrantes. El resultado es una programación innovadora, multicultural, variada, fresca y vanguardista. Una propuesta radial que resulta irresistible para el mundo latino y europeo que nos puede escuchar a través de internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.