Rita Barberá

Rita Barberá muere de un infarto en un hotel de Madrid


Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia del PP y senadora del grupo Mixto, ha muerto a primera hora de esta mañana a causa de un infarto en el hotel Villa Real, situado a unos metros del Congreso de los Diputados de Madrid. Los efectivos de emergencia recibieron la llamada a las siete de la mañana. Según fuentes del 112, les avisaron de que una paciente de 68 años se encontraba en parada cardiorespiratoria en el hotel Villa Real. “Le hicieron maniobras de reanimación durante 30 minutos sin éxito”, añaden.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha expresado a través de Twitter su pesar por la muerte y ha asegurado que habló con ella ante su declaración judicial. “Se hace muy duro”, ha dicho, informa Javier Casqueiro.

Hasta el hotel se han desplazado el ministro del Interior Ignacio Zoido, que ha salido sin hacer declaraciones y la ministra de Fomento y secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, que la ha definido en los pasillos del Congreso como una “magnifica política y una mujer honesta”. La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha pedido un minuto de silencio por su fallecimiento, que no han seguido los representantes de Unidos Podemos.

Como hay sesión de control en el Senado, los medios de comunicación se han trasladado en bloque al hotel, donde hay agentes de policía científica y dos ambulancias. Pasadas las 9.30, el juez ha llegado al hotel y ha decretado el levantamiento del cadáver.

La exalcaldesa valenciana fue, hasta hace poco más de un año, el principal referente del PP valenciano. Tras casi un cuarto de siglo como regidora de la tercera ciudad de España, logró sortear numerosos casos de corrupción. Hasta que llegó la operación Taula, que la obligó a entregar su carné del PP y a declarar ante el Tribunal Supremo hace apenas dos días como investigada por blanqueo de capitales en el PP valenciano.

Barberá, de la que ya renegaban abiertamente los nuevos dirigentes del PP, llegó del brazo de su abogado con semblante serio y no hizo declaraciones a los medios. Negó “absolutamente” la existencia de una caja b en el PP de Valencia y aseguró desconocer si el grupo municipal popular manejaba dos cuentas corrientes. Sí admitió haber efectuado una donación de mil euros para la campaña electoral pero sostuvo que nunca le han “devuelto nada”, en contra de lo que argumentan el fiscal y el juez del caso Taula.

Salió indemne del caso Nóos, a pesar de que el juez José Castro pidió imputarla poco antes de finalizar la investigación y de que su vicealcalde Alfonso Grau ha sido juzgado por los mismos hechos. Se libró del macroprocedimiento abierto en la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales Sociedad Anónima (Emarsa), quebrada debido a la magnitud de un saqueo que permitió a su gerente, cercano a la exalcaldesa, acumular lingotes de oro.

Tampoco se vio afectada por Gürtel, aunque uno de sus cabecillas, Álvaro Pérez, El Bigotes, decía en una conversación grabada por orden judicial que estaba comprándole un bolso de Lous Vuitton, y que todos los años le regalaba algo. “Luego no nos da nada, pero tampoco nos jode”, añadía Pérez.


No hay Comentarios

Deja un comentario

*

*