Melanoma, un debate a 360º

Melanoma, un debate a 360º


El melanoma es un tipo de cáncer de piel que afecta a 9 de cada 100.000 personas y su incidencia aumenta un 7% cada año, según datos del Informe de Conclusiones Melanoma: Visión 360º. Los expertos insisten en la importancia de revisar periódicamente los lunares, ya que la cirugía puede ser curativa si se detecta a tiempo.

El ABCDE del melanoma puede ayudarnos a identificar lunares potencialmente cancerosos.

  • Asimetría
  • Bordes desiguales e irregulares
  • Coloración heterogénea
  • Diámetro a partir de 6 milímetros (aunque no siempre)
  • Evolución del lunar en pocas semanas o meses

Melanoma: Visión 360º (2ª edición) es una jornada de diálogo entre pacientes y profesionales sobre cuestiones de interés en torno al melanoma, una iniciativa que corre a cargo de la fundación Más que ideas y Melanoma España. En el debate han participado representantes de estas dos organizaciones, pacientes, dermatólogos, oncólogos, investigadores y otros expertos.

Las principales conclusiones extraídas se han reunido y estructurado en torno a cuatro objetivos en el Informe de Conclusiones Melanoma: Visión 360º.

Objetivo 1. Prevención

Personas se aplican crema solar en una playa de Holanda. EFE/Koen Suyk

Tal y como se señala en el informe, los dos mayores factores de riesgo del melanoma son la exposición al sol y el uso de cabinas de bronceado. El peligro se asocia a las quemaduras en la piel, especialmente antes de los 15 años de edad.

Como es mejor prevenir que curar, durante la exposición solar  se aconseja el correcto uso de la crema protectora, llevar sombreros y camisetas y evitar las horas de mayor nivel de radiación ultravioleta.

Objetivo 2. Diagnóstico precoz

Para poder actuar lo antes posible conviene realizar revisiones periódicas, y si aparece un nuevo lunar o se observan cambios de forma, tamaño o color, es fundamental acudir al médico.

En el informe se presentan tres grandes avances en las técnicas de diagnóstico de la enfermedad:

  • La dermatoscopia digital, que aporta información sobre la forma del lunar y colores y estructuras que no se aprecian a primera vista.
  • La microscopia confocal, una técnica histológica que identifica la morfología de la lesión.
  • El mapeo del cuerpo, que detecta nuevas lesiones y cambios.

Objetivo 3. Curar la enfermedad

Según los datos aportados durante la jornada, el melanoma es el tumor con mayor número de mutaciones que se hayan descrito, sin embargo, la cirugía tiene una tasa de curación del 95% en su estadio inicial.

Pero la operación no siempre es viable y va a depender de la zona en la que se encuentre, del espesor de Breslow (indicador que mide en milímetros el crecimiento vertical del melanoma), del tamaño de la lesión o de la presencia de la enfermedad en más partes del cuerpo.

El informe revela que en los últimos años se han desarrollado nuevos tratamientos y ensayos clínicos con una tasa de respuesta superior al 80% en algunos casos.

Uno de estos logros ha sido la determinación de la mutación BRAF (presente en la mitad de los pacientes con melanoma metastásico), que ha permitido el diseño de nuevas terapias dirigidas a inhibir esta proteína, aumentando así la supervivencia de los pacientes. También la terapia dirigida ha alcanzado mayores tasas de respuesta con mayor duración.

Un tratamiento que está obteniendo muy buenos resultados es la inmunoterapia, que consiste en estimular una respuesta inmunitaria en el propio paciente para hacer frente al tumor. Para ello, es necesario que el sistema inmunológico lo reconozca y lo destruya.

Además, según las conclusiones vertidas en el debate, la inmunoterapia no causa efectos secundarios en la mayor parte de las personas y, en cualquier caso, son mayoritariamente manejables con tratamiento médico.

Este apartado finaliza destacando la importancia de los biomarcadores, que pueden predecir qué pacientes se van a beneficiar de cada tratamiento.

Objetivo 4. Mejorar la calidad de vida

Algunas de las conclusiones más interesantes del debate ponen de relieve la mejora de la calidad de vida, algo que cobra especial importancia si uno de los retos prioritarios es alcanzar respuestas de mayor duración y aumentar la supervivencia del paciente.

Tras la intervención quirúrgica, el riesgo es el mismo derivado de cualquier tipo de cirugía. Para los demás tratamientos (radioterapia, terapias dirigidas, quimioterapia, etc.), la mayor parte de efectos secundarios son manejables y asumibles dada la seriedad del melanoma.

Las secuelas tras el diagnóstico pueden afectar al paciente a nivel emocional y social con la posibilidad de que esta nueva circunstancia afecte a la autoestima, por lo que llevar a cabo hábitos saludables resulta muy positivo para la socialización.

Durante el tratamiento, los expertos que participaron en el debate recomiendan una buena alimentación que aporte fuerza y calidad de vida.

La ansiedad, la depresión o el miedo pueden contribuir a una mala nutrición. Por ello, se debe personalizar la dieta en función de los síntomas o efectos secundarios para evitar la desnutrición durante la terapia del cáncer.

Para terminar, el informe subraya la importancia de la actividad física porque refuerza la musculatura que se pierde en algunos tratamientos. Asimismo, advierte que es necesario asesoramiento para cada caso concreto, ya que algunos tipos de ejercicios podrían no ser recomendables con la enfermedad.

Fuente:EFE


Noticias populares

ESCÚCHANOS ONLINE

DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN