“Llegaron con ansiedad e incertidumbre, comienza ahora un tiempo de duelo”

“Llegaron con ansiedad e incertidumbre, comienza ahora un tiempo de duelo”

Su labor comenzó cuando las primeras necesidades fisiológicas estuvieron atendidas. Así, tras ofrecerles algo de comer y beber a los 629 inmigrantes que desembarcaron el domingo en València comenzó el apoyo psicológico a los refugiados bajo la coordinación de Alicia Gilabert, psicóloga del equipo psicosocial de Cruz Roja.

«Llegaron con mucha inseguridad e incertidumbre.Con mucha ansiedad porque llevaban mucho tiempo sin saber hacia dónde iban. Y repetían su principal preocupación: ¿Y ahora qué? ¿Dónde iban a ir? ¿Qué iba a ser de ellos? Si se habían separado de algún ser querido temían no volverlo a ver. Así que lo primero fue tranquilizarles, explicarles que lo primero era la necesidad física y conocer su estado de salud. El acompañamiento fue (y es) clave. Les acompañamos en todo momento. Sorprende ver gratitud en una mirada tan solo por tocarles el brazo de forma afectuosa. Estaban inquietos en las sillas porque arrastran mucho. Lo normal no es subirte en un barco cualquiera y separarte de tu familia, de tu país, de tu vida», explica la psicóloga en la base del puerto de València donde ayer por la mañana solo quedaba personal de Cruz Roja.

La trabajadora de Cruz Roja explica que los inmigrantes comienzan ahora «un proceso de duelo en varias vertientes. El primer proceso de duelo es la separación de la familia y del país. Van a tener que empezar a vivir otra vez, y comenzar en un sitio nuevo es difícil. Pero el proceso de duelo es necesario, porque es cuando el corazón te va a decir que no tienes lo que antes tenías, pero lo importante es seguir viviendo».

Alicia es cauta. Así que se niega a contabilizar cuánto tiempo de recuperación necesitarán los refugiados. «El tiempo es relativo. Hay personas que necesitarán meses y otras tardarán años. También hay que tener en cuenta lo que han perdido, lo que han dejado atrás, lo que han perdido y pueden recuperar y lo que han perdido y no recuperarán jamás».

Sin embargo, la experta hace hincapié en la importancia del trabajo psicosocial con los refugiados. «La mente guía lo que son nuestras acciones, es decir, nuestra conducta. Habrá muchas situaciones que les dejarán herida. Y la herida tiene que cicatrizar. Duele mientras es una herida abierta, pero la cicatriz también. Si dejan la cicatriz queda muy marcada a nivel emocional es cuando luego vienen los problemas psicológicos posteriores. Hay personas que no tienen conciencia de que necesitan ayuda psicológica», explica.

La infinita tristeza en los ojos

En Cruz Roja existen programas que realizan apoyo psicológico a inmigrantes, aunque la labor que la ONG realizó ayer fue de emergencia. Y ante una emergencia el cariño y el acompañamiento es esencial. «Llevaban meses sin que nadie les demostrara cariño. Ninguno. Y estaban a pleno sol, en un barco donde no sabían adónde iban. Han llegado con mucha ansiedad. Este desembarco ha sido el final de un viaje a la deriva, y ahora es el inicio real para todos los cambios que les esperan», asegura.

Alicia da las claves para entender del apoyo psicosocial. «Es saber observar. Reacciones, conductas, expresiones de la cara… Saber leer unos ojos», explica. Y, ¿qué vio en los ojos de quienes llegaron ayer? Alicia no tarda ni dos segundos en contestar: «Muchísima tristeza».

Por: Levante-EMV

 

No hay Comentarios

Deja un comentario

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias populares

Escuchar Radio Online

Escuchar música latina y europea