INFORMACIÓN DE CONTACTO:

Calle Doctor Oloriz #5 Bajo
Valencia

TELÉFONO:

València tenía ganas de Fallas y ayer, el sentimiento fallero, ese que nació cuando se quemaron los monumentos del año anterior, explotó de alegría a través de las bellas y confiadas voces de las falleras mayores Carla García y Consuelo Llobell y sus respectivas cortes de honor.

Minutos antes de la Crida 2020, la calle Navellos era un reguero de comisiones falleras al son de letras más folclóricas que falleras. Caminar por esta arteria era difícil, pero la pasión y la emoción por descorchar el mes más fallero del año empujaban a la marabunta, alborotada y pasional, con una fuerza que solo podía tener su raíz en lo más profundo del alma porque no hay que olvidar que las Fallas tienen en el corazón a la fuente de conocimiento e inspiración.

Las Torres de Serranos eran el punto de encuentro para todos los falleros del mundo y Carla García y Consuelo Llobell lo sintieron nada más cruzar los arcos de la muralla medieval. En ese momento, la sonrisa no se les borró y las lágrimas nacieron como preámbulo de una noche inolvidable hasta tal punto de que bailaron al compás de la música de fondo junto a los representantes políticos del consistorio que llegaban para presenciar el acto. Entre ellos, estaba Pere Fuset, quien tampoco pudo contener la llorera cuando vio la luz que desprendían las falleras. Una vez el reloj hizo sonar las ocho de la tarde, la fiesta despegó al son del tabal i la dolçaina y los versos, a través de una voz en off, de Vicent Andrés Estellés proyectados en los muros. El alcalde de València, Joan Ribo, aseguró que las «Fallas son sinónimo de convivencia e igualdad» y entregó las llaves de la ciudad «con el objetivo de abrir nuestros corazones y nuestros casales». Tras la entrega, los aledaños de las Torres de Serranos, que se habían llenado contra la alarma que había encendido el coronavirus, se exaltaron como si no hubiera mañana. Por su parte, Consuelo Llobell realizó un discurso poderoso y contundente en el que reivindicó una València «unida, acogedora, llena de alegría y de gente respetuosa».

Y como no hay Crida sin anécdota, el protagonista inesperado del evento fue una mano misteriosa que, de repente, apareció para, más que sujetar el micrófono, incomodar a la fallera mayor. La mano y el brazo pertenecían a un técnico de sonido que se afanaba ante una teórica falta de volumen que no era tal y, por ende, se convirtió en el protagonista viral de la noche.

La fallera mayor de València 2020 siguió con su cometido y reivindicó la artesanía de los artistas falleros: «Llevando como bandera la crítica, la sátira, la imaginación y la creatividad, los artistas falleros llenan nuestras calles y plazas de esas obras de arte únicas e irrepetibles que nos caracterizan y nos definen como fiesta». Asimismo, la fallera mayor también hizo un canto a los pirotécnicos porque «nos ofrecerán el aroma más característico de los valencianos, un espectáculo de luz, ruido, pólvora y fuego; convirtiendo nuestra ciudad en el perfume más querido por nosotros, los falleros».

Por su parte, el nuevo concejal de Fiestas, Carlos Galiana, pretendía que no hubieran políticos detrás de las falleras pero, finalmente, algunos de ellos acabaron contemplando los discursos como si estuvieran apoyados en una barrera del coso de la calle Xàbia.

Asimismo, la fallera mayor infantil, Carla García, apeló en su discurso a que se abran los casales para que entren los niños porque «somos un presente en las Fallas pero protegemos el futuro de nuestra fiesta y queremos mantener nuestra cultura y tradiciones». Finalizó dejando claro que «la vida siempre es mejor con las Fallas».

La pirotecnia Peñarroja, que ya había disparado al mediodía, puso el broche de oro con un vibrante castillo y la banda municipal de València interpretó los sones del himno. Antes de enfilar la calle dels Serrans en dirección a la Basílica de la Virgen de los Desamparados para rendirle honor con unos ramos de flores, Consuelo Llobell explicó a los medios que «estaba muy emocionada» y Carla García contó que no se lo esperaba así pero el «Ja estem en falles» que había proyectado todo la corte de honor todavía retumbaba en la memoria de todos.

Fuente: Levante-EMV


Share:

administrator

Energía Estéreo se definen como una cadena musical que combina las últimas tendencias de los ritmos latinos y europeos. Salsa, merengue, vallenato, bachata, cha-cha-chá, reggaetón, electro latinó, dance y pop entre otros. Además la cadena emite breves boletines de noticias de toda índole: Así mismo programas sociales especialmente de ayuda a inmigrantes. El resultado es una programación innovadora, multicultural, variada, fresca y vanguardista. Una propuesta radial que resulta irresistible para el mundo latino y europeo que nos puede escuchar a través de internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.