‘Influencers’ de sangre azul

‘Influencers’ de sangre azul

En lugar de procrear diplomáticos y militares, que es a lo que tradicionalmente se dedicaban los segundones en las líneas de sucesión al trono de las casas reales internacionales, en el siglo XXI no pocos ‘royals’ están criando ‘influencers’ y ‘top models’. Son signos del tiempo.

Estos retoños comparten sangre azul, haber nacido envueltos en pañales de seda, un genética privilegiada y su pertenencia a la conocida como ‘generación Z’ (nacidos entre los años 1994 y 2000), que se caracteriza, entre otras cosas, por hacer gala de vidas aparentemente perfectas ante comunidades de miles de seguidores de sus redes sociales. Algunos incluso son primos hermanos o amigos de sus selectas pandillas. Lejos de dedicar sangre, sudor y lágrimas a prestigiosas formaciones académicas, ellos han decidido asegurar su futuro a base de clics y de prestar su imagen a la industria ‘fashion’ (y también cuentan, claro, con las suculentas herencias familiares millonarias). 

El último en apuntar madera de chico de portada es el joven Félix de Dinamarca, que justo hace unas semanas celebró sus 17 años con un posado oficial que desató los suspiros y un sinfín de halagos a propósito de su fotogenia. Son muchos los profesionales de la moda que auguran que seguirá los pasos de su hermano mayor (ambos hijos del príncipe Joaquín y su primera esposa, Alexandra, condesa de Frederiksborg, y nietos de la reina Margarita), Nicolás (19 años). Altura: 184; Talla: 46; Ojos: verdes; Pelo: castaño. Así lo presenta la prestigiosa agencia Storm Models, que lo tiene fichado, la misma que descubrió a Kate Moss y lleva a otras grandes de la industria de la moda como Cindy Crawford. 

La carrera de Nicolás va por ahora viento en popa y en su currículum ya aparecen desfiles en las semanas de la alta costura internacionales, para grandes firmas como Dolce&Gabbana, Dior Homme o Burberry. 

Lady de pasarela

A la corte británica tampoco le falta su ‘top’. Lady Amelia Windsor (23 años), prima segunda de los príncipes Enrique y Guillermo por parte de padre, ha forjado su popularidad no por su papel en la familia de la reina Isabel II (ocupa el número 37 en la sucesión al trono), sino por ser «el miembro más hermoso de la familia real», como la definió la revista ‘Tatler’, que la eligió para protagonizar su portada en el 2016. Desde entonces, su trabajo en las pasarelas se ha disparado –ha desfilado para Dolce&Gabbana y un largo etcétera como Azzedine Alaïa o Bvlgari–, al igual que sus publicaciones en Instagram donde es toda una estrella con más de 80.000 ‘followers’. Muy consciente de sus dotes y de su poder adquisitivo, presume a diario de estilismos de alta costura y estilo de vida  de ensueño entre viajes exóticos, exposiciones de arte y ‘meetings’ con el ‘star system’ más variopinto.

‘Socialités’

Hay muchos más ‘it royals’. Están, por ejemplo, Leonor de Habsburgo (25 años), primogénita de Francesca Thyssen-Bornemisza y el archiduque Carlos de HabsburgoOlympia de Grecia (23 años), hija mayor de Pablo y Marie Chantal de Grecia; y la princesa Talita Natasha von Fürstenberg (20 años), nieta del aristócrata alemán Egon von Fürstenberg, conocido como ‘el príncipe de la moda’. Ellas son otras nobles ‘socialités’  que prestan su rostro y potencial de famoseo a grandes marcas, además de haberse convertido en auténticas celebridades en las redes sociales.

Solo hay que echar un vistazo a sus ‘feed’ de Instagram, donde acumulan miles de seguidores, que se pirran para ver cómo hacen gala de sus ‘looks’ y exclusivo estilo de vida que más de uno quisiera tener: se dedican a contemplar arte, presenciar desfiles, viajar a destinos lujosos o compartir velada con otros famosos de alta cuna. 

En otra liga juega Pauline Ducruet, hija de la princesa Estefanía de Mónaco. La joven de 25 años, que acumula a cerca de 70.000 seguidores en sus redes sociales, no está probando suerte ante las cámaras como sus homólogas de otras casas reales, sino que ella quiere brillar como diseñadora de moda. Suyo es, por ejemplo, el vestido de novia que su cuñada, Marie Chevalier, llevó el pasado julio en la boda religiosa que la unió a Louis Ducruet. Pauline  ha aprendido también a tirar de familiares famosos como base de su ‘marketing’. En el ‘front row’ de su primer desfile, celebrado el último junio, contó con la asistencia de su madre y de su famosísima prima, Carlota Casiraghi (32 años), hija de Carolina de Mónaco. 

La propia Carlota flirteó asimismo hace unos años con la moda siendo, por ejemplo, imagen de Gucci, Montblanc o Saint Laurent. Pero parece que no necesitaba tanto como su prima Ducruet hacer caja y ha dejado de lado esta faceta suya para dedicarse a montar encuentros filosóficos. A cada cual su movida.

De momento, en la corte española aún no se aprecia ningún miembro real con madera de ‘top’. La única Borbón que muestra por ahora interés en la moda es Victoria Federica de Marichalar (18 años), ‘Vic’ para los íntimos. La nieta de los reyes eméritos y sobrina de los monarcas, está acaparando la atención de la prensa especializada por su peculiar gusto por la moda que parece haber heredado de su padre, Jaime de Marichalar, ‘ex’ de la infanta Elena. Su estilo: un mix de artículos de lujo, tipo bolsos de Chanel o Loewe y zapatos Manolo Blahnik, con prendas que parecen sacadas de un mercadillo ‘boho’ de Madrid en invierno y de Eivissa en verano. El futuro nos dirá si ella acabará siendo la nueva ‘it royal’ española. 

No hay Comentarios

Deja un comentario

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias populares

Escuchar Radio Online

Escuchar música latina y europea