¿Infarto? Esto Es Lo Que Tienes Que Hacer Lo Más Rápido Posible

¿Infarto? Esto Es Lo Que Tienes Que Hacer Lo Más Rápido Posible


Es cierto que por nuestras características así como por nuestro estilo de vida podemos saber si tenemos más o menos riesgo de sufrir un infarto cardíaco. No obstante, a pesar de esas pequeñas pistas que podemos tener, nunca estaremos totalmente seguros de estar fuera de peligro. Además, los infartos se suelen dar por sorpresa y puede que no estés preparado para cuando llegue.

Así pues, nunca está de más conocer unos mínimos primeros auxilios y medidas que puedes tomar cuando estés en una situación tan complicada como es el momento de sufrir un infarto. A esto le puedes añadir que tampoco sabes si vas a estar solo o acompañado, por lo que deberías estar atento a la siguiente información. Vamos a ver las indicaciones que te pueden hacer sospechar que estás ante un infarto y qué hacer en ese momento.

Qué Hacer En Un Infarto

Que Hacer En Un Infarto

Puede que te encuentres al final de un duro día de trabajo. Estás estresado, cansado y muy molesto.

De repente, experimentas un dolor fuerte en tu pecho que se difunde hacia tu brazo y hacia la mandíbula. En ese momento, sabes que algo te pasa, pero estás lejos del hospital y no sabes si podrás llegar a tiempo.

Puede ser que hayas recibido algún curso de primeros auxilios y sepas cómo aplicar el RCP, o Resucitación Cardio Pulmonar. Sin embargo, el instructor nunca te enseñó cómo aplicártelo a ti mismo.

¿Qué Puedes Hacer Entonces? ¿Qué Harás Si Encima Estás Completamente Solo?

Que Hacer En Un Infarto

Mucha gente está sola cuando sufre un ataque al corazón. No tiene ningún tipo de ayuda. Una persona que nota que su corazón late incorrectamente y comienza a sentir que se desmaya, solo tiene 10 segundos antes de perder la conciencia.

Debes intentar conservar la calma y comenzar a toser con fuerza. Respira profundamente antes de toser cada vez. La acción de toser debe ser profunda y prolongada, como cuando se produce flema profundamente desde el pecho. Debes combinar la respiración profunda y el toser cada dos segundos sin parar hasta que consigas ayuda o hasta que el corazón vuelva a latir con normalidad.

Estas respiraciones profundas llevarán el oxígeno directamente a los pulmones y los movimientos que hacemos al toser comprimen el corazón y mantienen tu sangre circulando.

La presión sobre el corazón ayuda a recuperar su ritmo normal. De este modo cualquier víctima de un ataque al corazón puede llegar al hospital.

Comparte este artículo con todos los que conozcas porque conocer esta información puede salvarle la vida. Nunca se sabe quién ni cuándo sufrirá un ataque al corazón. En tu mano está proteger a tus seres queridos.

 


No hay Comentarios

Noticias populares

ESCÚCHANOS ONLINE

DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN