697

Esta mujer tiene un bebé. Pero el mismo día el destino le ofrece una felicidad extra.


Como suele decirse habitualmente, el perro es el mejor amigo del hombre, y esto es precisamente lo que descubren los niños pequeños cuando conocen al perro de la familia, o cuando de repente, papá y mamá traen un perro a casa.

Lo que no suele suceder es lo que hoy os cuento, que un bebé crezca desde bien pequeñito con un perro que nació el mismo día y que ambos tengan una relación tan estrecha que probablemente piensen que son hermanos. Súmale a la historia que la mamá del niño es Ivette Ivens, una fotógrafa que nos encanta, y ya tenemos una historia bonita, preciosamente documentada.

Bull3

La “culpable” de que ambos se conocieran fue ella, la madre, que un buen día vio la fecha de nacimiento de un cachorro de Bulldog, que coincidía con la de su hijo Dilan, y sintió que estaban destinados a conocerse y vivir juntos.

Así es como Farley, el perrito, llegó a casa y conoció al bebé que pronto se convertiría en su inseparable compañero: duermen juntos, comen juntos y hasta se bañan juntos.

Bull2

Es tal la relación que el perrito sigue al bebé a todas partes. Según explica ella en el Daily Mail, cuando duermen parece que hasta trata de no roncar para no molestar a Dilan, y es tal la relación, que sospecha desde hace tiempo que el bebé piensa que Farley es su hermanito. Su hermanito peludo.

Ella, de hecho, se lo toma con mucho humor y filosofía, pues cuenta también que el perrito le ayuda mucho: “limpia el desorden de Dilan después de comer y siempre lame el cuello de Dilan si está llorando, hasta que logra que empiece a reírse a carcajadas. Es precioso”.

Y como Ivette es una auténtica artista de la fotografía, como ya nos mostró en su colección “Diosas de la lactancia”, las fotos de Dilan y Farley son tan bonitas que merecen ser compartidas:

Bull5

Bull4

¿Y no será malo para el bebé estar siempre con el perro?

Supongo que la mayoría pensáis que son unas fotos preciosas y que los dos deben de tener una relación increíble que seguro que se alargará muchos años. Quizás algunos estéis pensando que no es la relación más adecuada, dado que los perros no son lo que se dice muy higiénicos, y que podría haber riesgo de que el bebé coja alguna enfermedad de más.

Tranquilos, no estáis solos. Mucha gente piensa así. Lo que pasa es que los estudios parecen decir lo contrario, como os explicamos hace un tiempo, y es que se ha visto que los niños que conviven con mascotas tienen un 30% menos infecciones respiratorias como tos, rinitis y fiebre, así como un 50% menos infecciones del oído. Además, necesitan menos antibióticos durante su primer año de vida que los menores sin contacto con mascotas.

Si estabais pensando en tener perro pero la llegada del bebé os tiraba para atrás ya sabéis, no hay razón para no tenerlo y juntarlos.


Noticias populares

ESCÚCHANOS ONLINE

DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN