INFORMACIÓN DE CONTACTO:

Calle Doctor Oloriz #5 Bajo
Valencia

TELÉFONO:

No es un martes cualquiera. Ni siquiera es un día cualquiera. Tras un mes de confinamiento por el coronavirus (los últimos 15 de parón prácticamente total del sector económico de este país), los trabajadores no esenciales sin opción de teletrabajo han vuelto al tajo en la Comunitat Valenciana. En en el Cap i Casal, acompañados de una fina lluvia. El deseo de recuperar la vida que llevaban antes de que el 14 de marzo se mezcla con cierto nerviosismo y, en algunos casos, pequeñas dosis de preocupación. A pie de parada de bus, en la puerta de las estaciones de metro y de las grandes estaciones de tren y cercanías, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, junto a voluntarios de Protección Civil y Policía Local han comenzado a repartir 1,1 millones de mascarillas que el Gobierno ha destinado a los valencianos como medida de prevención contra la covid-19.

Desde hace un mes la ciudad vive una quietud, en ocasiones, inquietante. Hasta los grillos se han apoderado de las noches, lo que ha servido para evadir a muchas mentes a lugares que el estado de alarma a prohibido visitar. Pero esta mañana el paso de algunos coches ha roto la monótona frecuencia de los autobuses que siguen circulando prácticamente vacíos. Aunque el gigante económico que normalmente da vida a las arterias de la ciudad ya ha despertado de su letargo, València comienza a moverse casi con pies de barro. Desde primera hora de la mañana los trenes de Rodalies llegaban con los primeros trabajadores del área metropolitana a la Estació del Nord. La mayoría descienden provistos ya con sus mascarillas, pero no hay quien pierde la ocasión para pedirle a la pareja de la Policía Nacional que se encarga del reparto si pueden llevarse una. No hay problema, hay unas 3.000 para distribuir solo en este nudo de transporte, que incluye la estación del metro de Xàtiva y varias paradas de autobús de la EMT.

Prácticamente hay una unanimidad entre la ciudadanía, el reparto masivo de mascarillas «era necesario», expresan las primeras personas que se bajan del Cercanías. Son las 7:28 de la mañana. Para Pilar, trabajadora de Renfe, «es una iniciativa que está muy bien» y considera que se han distribuido «cuando ha podido ser». Muchos son conscientes de la dificultad del Gobierno para aprovisionarse de estos elementos de protección, que han destapado incluso técnicas de piratería comercial entre los países para hacerse con los preciados cargamentos que salen de China. Quizá por ello, y aunque muchos trabajadores tenían mascarillas puestas o en casa, piden una a los agentes. «Tengo mascarilla, pero es mejor tener algunas más», reconoce Pilar.

Héctor es un técnico de calidad de tratamiento de aguas que se reincorporado hoy al trabajo, y también da su aprobación el reparto masivo de mascarillas. «He bajado del metro y, a pesar de llevar una, me han dado otra. Igual en mi caso se la podrían haber ahorrado para dársela a otras personas que no tengan, pero en todo caso me parece una medida muy apropiada, sobre todo para las personas que viajamos en transporte público», explica este joven mientras espera en la Estació del Nord.

Lo que no han cambiado son las prisas de la mañana. La mayoría prefiere no detenerse a responder brevemente las preguntas de los periodistas. Un sanitario de la Fe se da prisa con su bicicleta para llegar a tiempo. «Lo siento, entro en un rato al hospital», lanza mientras se dirige al carril bici hoy desértico. Omar también va con bici, pero en este caso a un edificio en construcción, y el tiempo también le viene un poco justo. Un agente de seguridad privada se molesta con el periodista. «Distancia y acreditación bien visible», espeta, mientras la autoridad, la Policía Nacional, está mucho más atenta con los medios. «¿Necesitáis mascarillas?», preguntan a los fotógrafos.

Con más tiempo nos atiende Eduardo, un desempleado que viene de Gandia y que tiene cita en La Fe para revisar una mecanismo corrector en su mano derecha. Recoge su mascarilla en València «porque en Gandia no estaban repartiendo, al menos cuando yo salí», advierte. «Me parece muy bien la medida del reparto de mascarillas, no me quejo de nada, sino todo lo contrario», explica brevemente.

sabel se acaba de bajar de unos de los autobuses de la EMT, que siguen circulando vacíos. Lleva mascarilla, pero también recoge otra del policía local que se la ofrece «por si acaso». Su análisis es más sosegado. «Pensaba que habría más gente en el autobús, pero va como el resto de los días, ya ves, sin apenas usuarios. Era necesaria la distribución de mascarillas porque son muy difíciles de conseguir y en algunas farmacias están a precio de oro. Tengo un amigo que las pagó a 14 euros», recuerda. Concha, que trabaja en el centro, considera que el reparto «se ha hecho en el momento correcto. «La mayoría estábamos en casa, pero sí es verdad que ahora, si comenzamos a regresar a nuestros trabajos, es necesario que toda la gente tenga mascarillas».

El distribución de mascarillas en la Comunitat Valenciana se lleva a cabo entre hoy y mañana en 467 nodos de transporte de ciudades de más de 15.000 habitantes, aunque también se realizan en algunos núcleos con más de 10.000 personas. A las 6:30 horas comenzaba el reparto en algunos puntos por los agentes de la autoridad y Protección Civil han puesto en marcha. 

En la provincia de Alicante se han determinado 179 puntos de distribución, otros 35 en Castelló y 253 en la de València. Por lo que respecta a las capitales de provincias, los principales puntos de reparto de mascarillas se situarán en las estaciones principales de Renfe, paradas de transporte metropolitano, estaciones de metro y estaciones de autobuses. La Concejalía de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València reparte entre hoy y mañana 100.000 mascarillas en 14 estaciones de metro y 77 paradas de bus.

En la Comunitat Valenciana se van a repartir 416.000 mascarillas en la provincia de Alicante, 572.000 en la de València y 130.000 en la de Castelló.

Puntos de reparto en València


Catorce estaciones de Metro: Ángel Guimera? – Gran Vi?a Fernando el Cato?lico, Plaza de España, Giorgeta – Mora de Rubielos, Giorgeta – Roís de Corella, Gaspar Aguilar – Fontanars dels Alforins, Campos Crespo – Juan de Garay, Campos Crespo – Jose? Andreu Alabarta, Avenida Cid – Avenida Tres Cruces, Avenida Cid (Central PLV), Xàtiva – Alicante, Xàtiva – Ribera, Plaza Los Pinazo, Cauce del Turia (bajo puente Exposicio?n) y Baile?n – Vives Liern.


Setenta y siete paradas de la EMT:
Li?nea 4: Plaza Ame?rica, Navarro Reverter, Porta de la Mar, Palacio de Justicia, Paz, Plaza Reina, San Vicente Ma?rtir, Plaza Ayuntamiento, Barcas, Pintor Sorolla, Plaza Alfonso el Magna?nimo, Palacio de Justicia, Porta de la Mar, Navarro Reverter, Plaza Ame?rica.
Li?nea 5: Colo?n, Xa?tiva, Guillem de Castro, Blanqueri?as, Conde Trenor, Pintor Lo?pez, Plaza Tetua?n, General Palanca, Porta de la Mar.
Li?nea 6: Conde Trénor, Pintor Lo?pez, Plaza Tetua?n, General Tovar, Paz, Marque?s de Dos Aguas, Poeta Querol, Pascual y Geni?s, Fe?lix Pizcueta, Gregorio Mayans, Pintor Salvador Abril, Pe?ris y Valero, General Urrutia, Plata, Ausiàs March, Plata, Zapadores, Maestro Aguilar, Plaza Baro?n de Corte?s, Ruzafa, Xa?tiva, Marque?s de Sotelo, Plaza Ayuntamiento, Barcas, Pintor Sorolla, Plaza Alfonso el Magna?nimo, Palacio de Justicia, Porta de la Mar, Justicia.
Li?nea 7: Plaza Ciudad de Brujas, Baro?n de Ca?rcer, San Pablo, Marque?s de Sotelo, Xàtiva, Alicante, Castello?n, Ca?diz, Fuente San Luis, Grabador Jorda?n, Vicario Jose? Ramo?n, Plaza Mu?sico Cuesta, Grabador Jorda?n, Ebanista Caselles, Ausias March, Puig Campana, Doctor Waksman, Font de la Figuera, Sueca, Gran Vi?a Germani?as, Russafa, Xàtiva, Plaza San Agusti?n, Baro?n de Ca?rcer.

Fuente: Levante-EMV

Share:

administrator

Energía Estéreo se definen como una cadena musical que combina las últimas tendencias de los ritmos latinos y europeos. Salsa, merengue, vallenato, bachata, cha-cha-chá, reggaetón, electro latinó, dance y pop entre otros. Además la cadena emite breves boletines de noticias de toda índole: Así mismo programas sociales especialmente de ayuda a inmigrantes. El resultado es una programación innovadora, multicultural, variada, fresca y vanguardista. Una propuesta radial que resulta irresistible para el mundo latino y europeo que nos puede escuchar a través de internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.